Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
5 diciembre 2013 4 05 /12 /diciembre /2013 20:38

Hermes Peña (1938-1964).

Se incorporó a las filas rebeldes a los 19 años, poco antes del asalto a Santa Clara en Diciembre de 1958…

Fue uno de los tres escoltas y hombres de confianza del CHE…

Murió en Salta, Argentina, en 1964 con sólo 26 años, luchando junto a Jorge Masetti en el frustrado intento de comenzar a pensar un mundo mejor para Latino América… Toda!....

Este párrafo muestra las profundas convicciones… los verdaderos sentimientos… el eterno compromiso… de un Revolucionario…

 

 

“”La Revolución crecía, insolente, a escasas millas del gigante imperialista, cuando Catalina dio a luz a Teresita, la primera hija de Hermes, el 3 de octubre de 1960. “¿Qué cómo era él? Para la Revolución que tenía en la sangre era muy firme, muy fuerte de carácter, como para cuidar al Che. Para tratarme a mí era muy dulce. Sin embargo, paradojas de la vida, del destino, yo no sé, para tratar a la niña, a la única hija que conoció, era débil, porque no concebía que se la regañara. Ni siquiera aceptaba que se le dijera que no. A veces parecía en consentimiento el abuelo de la niña y no su padre. O tal vez pensaba, como me dijo un día, que él había luchado para decirle a los niños que sí y para que no sufrieran como él”, señala Catalina.

Lejos de las preocupaciones de su tarea militar, y en las escasas horas que Hermes podía compartir con su familia, el guerrillero heroico que bajó de la sierra se transformaba en un padre cariñoso y comprensivo con su niña, tal como lo describe su esposa en una anécdota que pinta de cuerpo entero a Hermes meses antes de abandonar Cuba para siempre: “La última vez que tuvo tiempo para sacar a pasear a su hija la llevamos a un parque infantil en La Habana. La niña se sentó en una hamaca. Yo me sentía mal y Teresita tenía un año y medio. Y a la hora de irnos vino Hermes compungido porque la niña no se quería ir. Vino indeciso, como a darme las quejas. Ironías de la vida ¿no? Un hombre valiente como él, de la Sierra, de la invasión, uno de los rebeldes que cuidaba la espalda del comandante Guevara, incapaz de cargar con la niña por la fuerza.

-¿Cómo que no quiere ir? -, le pregunté.

-No, no hay quién la quite de allí ahora -, aseguró él.

Fui enseguida para allá y le dije: ‘Teresita, vamos’ y la halé por un brazo. La cara de Hermes le cambió totalmente. Yo se lo noté al momento. Entonces él me dijo, contrariado: ‘Tú llevas muy recio a la niña’”.””

 

Revolución… Otra de las palabras bastardeadas por los que, sin nunca resignar nada de lo que han acumulado robando al pueblo que dicen representar… y defender… la mencionan de tanto en tanto… 

 

 

Rubén

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Amquack - en Varios
Comenta este artículo

Comentarios